1.788 vistas

Nuevos hongos patógenos en cultivos

 hongos Los hongos no son ni animales ni vegetales. Tienen su propio reino y son una especie muy peculiar. Existen variedades muy arcaicas que se han extinguido y otras muy avanzadas capaces de soportar y sobrevivir a condiciones ambientales extremas.

Los hongos desempeñan una gran cantidad de funciones, y se clasifican entre los parásitos, que viven en otros seres vivos, los saprófitos, que descomponen materia, o los simbienotes, que se asocian a otros organismos.

Se estima que existen más de un millón de especies de hongos en el planeta, aunque tan solo se han estudiado y descrito unas 70.000. Ahora, un grupo de especialistas de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con la Universidad de Almería, descubren la aparición de nuevos hongos, hasta la fecha desconocidos, que pueden causar daños a las plantas.

Fuente: consumer (17 de octubre de 2011)
Autor: Por NATÀLIA GIMFERRER MORATÓ

Los investigadores del grupo de Sistemas de Producción y Protección Vegetal Sostenible han encontrado estas nuevas especies en el agua de lluvia y en el polvo atmosférico. En total, suman al menos 12 géneros distintos de hongos. Todos han demostrado ser patógenos sobre diferentes tipos de plantas cultivadas, un problema para la industria agrícola y, en consecuencia, para la alimentaria. Este estudio lleva en funcionamiento desde el año 2008, cuando se elaboraron las primeras hipótesis.

Los hongos ofrecen múltiples ventajas ya que se utilizan para la elaboración de alimentos como fermentadores, para hacer queso, o como plaguicida natural. Están presentes en los antibióticos y también como estimuladores del crecimiento de las plantas, por ejemplo los hongos formadores de micorriza. Por contra, también actúan como patógenos y atacan alimentos hasta hacerlos incomestibles, estropean madera, libros y hasta obras de arte. Los más representativos hongos tóxicos son algunas setas venenosas.

Hongos en agua y polvo

Tanto el polvo atmosférico como el agua de lluvia arrastran hongos que se depositan en los fondos marinos y dañan las plantas

En esta ocasión, los investigadores sí verifican su hipótesis y confirman su sospecha. En sus análisis detectaron que tanto el polvo atmosférico como el agua de lluvia arrastran diferentes tipos de hongos que se depositan en los fondos marinos y dañan las plantas a las que se adhieren. Se analizaron muestras de agua de lluvia y polvo atmosférico recogidos a lo largo del año 2009 y se identificaron estas 12 nuevas especies.

Se detectaron especies como Cremonium, B. cinerea o varias especies de Fusarium considerados patógenos para las plantas. También se han aislado hongos como Aspergillus, Alternaria, Cladosporium, Fusarium, Penicillium o Rhizopus, en muchas ocasiones suelen ser responsables de pérdidas en postcosecha o Beauveria Bastiana, utilizado como agente de biocontrol en plagas de invernadero.

Para llegar a la conclusión final, los investigadores evaluaron la patogenicidad de las especies sobre diferentes alimentos procedentes de cultivos. Se realizaron inoculaciones sobre muestras de tomate, melón, pepino y guisante y los resultados concluyeron que la mayoría de los aislados provocan la muerte de plántulas en el semillero.

Fácil y rápida propagación

Los resultados del estudio indican que la lluvia y el viento pueden ser el vehículo de arrastre para estos hongos, por tanto, pueden llevar especies de otras zonas con presencia de enfermedad. Con estos nuevos datos será necesaria una revisión del manejo de los cultivos contra determinadas enfermedades para evitar el uso de plaguicidas en vano. Por ejemplo, Botrytis cinerea, un hongo cuyas esporas pueden ser resistentes a ciertos fungicidas. Con lluvia y viento, las esporas pueden arrastrarse hasta introducirse en cultivos sanos, en los que se han llevado a cabo unas correctas prácticas de higiene, e infectar las plantas.

Los nuevos hongos inactivan los fungicidas que hasta ahora habían sido efectivos.

La presencia de especies de hongos patógenos de plantas en el agua de lluvia puede ser un indicador de un modo de dispersión a muy larga distancia de patógenos, lo que dificultaría su control, y se pone en duda la eficacia de los métodos utilizados hasta la fecha para matarlos. Este estudio permite conocer más a fondo aspectos epidemiológicos de los hongos patógenos de plantas en ambientes y condiciones hasta la fecha desconocidos.

FUNGICIDAS NATURALES

dudosa eficacia de los fungicidas en estas nuevas especies de hongos, es importante conocer variantes naturales que desempeñan la función fungicida. Como medida preventiva, es posible preparar algunos tratamientos accesibles para todos con el fin de evitar la presencia de hongos en los cultivos.

  • Cola de caballo. Posee elevadas cantidades de equisetonina, un elemento tóxico para los hongos, sobre todo contra el mildiu, oidio o botrytis y también eficaz contra el pulgón. Su mecanismo de acción es formar paredes celulares que impiden la fijación de los patógenos, se puede utilizar tanto como medida preventiva como medida curativa.
  • Agua oxigenada. Utilizada también como fungicida, es eficaz sobre todo contra el mildiu.
  • Ruda. El extracto de esta planta posee acción fungicida y es responsable del control de hongos más resistentes.
  • Papaya. Su principio activo posee efectos fungicidas, sobre todo para el mildiu y la roya.
  • Cebolla. Se pueden usar enteras, la piel o las hojas por separado. Es muy efectiva contra el iodium, sobre todo en aquellas plantas más jóvenes. Para aumentar su rendimiento, debe aplicarse al brotar la semilla y a lo largo del cultivo.
  • Leche. Debido a la presencia de sales ricas en potasio y fosfatos, la leche representa un buen fungicida, posee una doble acción. Además de fungicida, es capaz de estimular la resistencia de la planta al hongo.

administrador

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.