4.169 vistas

QUESOS el OZONO en la INDUSTRIA LÁCTEA

 QUESOS y QUESOS el OZONO en la INDUSTRIA LÁCTEA QUESOS el OZONO en la INDUSTRIA LÁCTEA

QUESOS el OZONO en la INDUSTRIA LÁCTEA

En aquellas posiciones en que se requiere una higienización periódica, los sistemas de OZONO se utilizan de un modo económico y práctico para la limpieza de tuberías, cargadores, tanques y equipos de todo tipo utilizados en fábricas de alimentos líquidos.

El OZONO es una herramienta de producción que ahorra miles de euros en gastos de operación y tiempo de paradas.

La superioridad de los sistemas de OZONO automatizados ha sido ampliamente demostrada en tres áreas principalmente:

1. Desinfección más rápida debido al alto poder de oxidación del OZONO.

2. Reducción en el coste de operación.

3. Tratamientos fiables y repetibles.

Los procesos convencionales como esterilización con vapor exhiben un alto grado de variación en el tratamiento. Sin embargo, los métodos basados en el OZONO pueden facilitar el cumplimiento de las validaciones FDA e incluso de las certificaciones ISO 9.000 e ISO 14.000 debido a la mejora en la consistencia y a capacidad de repetibilidad de los tratamientos.

El OZONO es tan efectivo que muchos usuarios de alimentación, electrónica y farmacia ahora aplican OZONO en continuo, a niveles muy bajos, para reducir el nivel total de carbono en su agua de proceso.

EL OZONO EN LA FABRICACIÓN DE QUESO

En la curación de los quesos, es necesaria una humedad relativa elevada, del 80% al 97%. En estas condiciones, el queso es especialmente propenso a la formación de moho que, posteriormente, será necesario eliminar mediante lavado y raspado a fondo, para que no decaiga su aspecto. Estas circunstancias ponen límite a la humedad relativa, tan imprescindible en su curación.

El OZONO, al impedir la aparición de mohos, permite trabajar a humedad elevada con la siguiente disminución de la pérdida en peso y el ahorro en el raspado, haciendo posible una mayor densidad en el almacenaje y al mismo tiempo que suprime los olores evitando las molestias al personal.

La concentración de OZONO requerida en estos casos es de 1 ppm. Diversos ensayos han manifestado que, con esta dosificación, a una temperatura de 16º C y una HR del 80% al 85%, se ha prolongado el tiempo de depósito durante más de 21 semanas, sin que se manifieste la presencia de mohos visibles.

Es importante valorar si el almacenamiento de los quesos se produce en plancha de madera o de plástico, pues la madera absorbe agua y en el interior de la misma se produce la acomodación de esporas y hongos que posteriormente pueden inducir la aparición de los mismos en la interfase con la pieza del queso. Es necesario realizar un lavado a fondo de dichas planchas con agua ozonizada para garantizar su desinfección.

Noticias Relacionadas

Videos Youtube

 

administrador

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.