1.077 vistas

La sociedad demanda un riesgo cero que es imposible conseguir

riesgo cero La sociedad demanda un riesgo cero que es imposible conseguir

Los avances mundiales de riesgo cero conllevan efectos colaterales como enfermedades “con las que hay que convivir” pero “nunca han estado tan controladas y la sociedad puede estar totalmente tranquila”. Por eso, los veterinarios demandan confianza e información.

Con motivo del VII Foro de Ganadería y Sanidad de la Dehesa, que se celebra desde ayer en Cáceres, Julio Tovar, Decano de la facultad de Veterinaria, ha manifestado en declaraciones a AGROCOPE que “las enfermedades emergentes”, como es el caso de la lengua azul “se están desdibujando un poco”, ya que están generando una alarma social, que nada tiene que ver con la realidad.

Fuente: AGROCOPE Madrid. (02/04/2008)

Y es que, según aclara es “imposible” conseguir un “riesgo cero” a pesar de que precisamente es lo que demanda la sociedad, pero eso, añade, “no lo pueden garantizar ni los médicos”.

Por tanto, lo que queda es “seguir trabajando y manteniendo la guardia” con los planes de vigilancia actuales, que en su opinión “son más que suficientes”.

Igual que los avances en el mundo producen efectos colaterales como el cambio climático, los desplazamientos de animales “generan enfermedades con las que tenemos que convivir”, explica, pero, tanto en Europa como en España “nunca han estado tan controladas como ahora y la sociedad puede estar completamente tranquila”.

El problema, es que “no sabemos transmitirlo”, falta mucha información y la asignatura pendiente pasa por proporcionar a la sociedad una información “clara y precisa” y convencer a los ciudadanos de que “deben tener confianza en la profesionalidad de los ganaderos y veterinarios, porque garantizamos totalmente la salubridad de todos los alimentos”.

Así, por ejemplo, aclara, la lengua azul “no afecta para nada a los humanos, se puede convivir con ella”, sin embargo, dice, los medios de comunicación, generan cierta alarma al respecto.

En este mismo sentido, Tovar advierte de que aunque ya no se registren casos en determinadas enfermedades, como la de Aujeszky, “no podemos bajar la guardia porque la biología es así y pueden surgir nuevos”, porque en materia de sanidad “nunca hemos acabado”.

Si bien, reconoce que poder decir que se ha erradicado una enfermedad es “un ejemplo de la buena política sanitaria que se está llevando a cabo”.

Los veterinarios no son ajenos a la situación que atraviesan los ganaderos, “momentos difíciles”, asevera, porque hay un “gran desfase” entre los costes de producción y los costes de venta, lo que deja un margen de beneficio muy reducido para los productores y es que, afirma, el ganadero de vacuno, por ejemplo, “podrá aguantar 5 ó 6 meses”, pero no más, porque no es un censo recuperable, como el del porcino, por ejemplo, “cuando sacrificas una vaca te cuesta seis años recuperarla”.

El Foro que comenzó ayer y concluye esta tarde reúne a 350 veterinarios y 400 estudiantes en la Facultad de Veterinaria de Cáceres, para debatir, entre otras cuestiones, de las posibilidades ganaderas del siglo XXI, el bienestar animal, el medioambiente, las materias primas o la alimentación.

administrador

Deja un comentario