889 vistas

La Complejidad Social del Olor de los Lémures Machos

 Lémures  Un equipo de especialistas de la Universidad Duke ha descubierto que los lémures machos no sólo anuncian a través del olor su disponibilidad para la paternidad, sino que a esta información añaden alguna más sobre su árbol genealógico.

Se ha llegado a esta conclusión analizando mediante instrumental muy sofisticado los cientos de compuestos químicos que componen el olor distintivo de un lémur.

Fuente: Scitech News (15 Ag. 2008)

“Sabemos ahora que su olor contiene información sobre calidad genética y parentesco”, explica al respecto Christine Drea, profesora de antropología biológica y de biología en la Universidad Duke. El olor masculino puede reflejar la mezcla de genes del animal, y a qué individuos de la manada está más cercanamente emparentado. “Es un indicador fidedigno de la calidad del sujeto que ambos sexos pueden reconocer”.

Los lémures, primos distantes de nosotros en el árbol genealógico de la evolución, y que se separaron evolutivamente de nuestros ancestros antes que los simios, tienen un lenguaje de olores complejo y elaborado, que no fue descubierto hasta hace muy poco tiempo. Drea subraya que este lenguaje es indudablemente más rico de lo que se podía imaginar. “Todos los lémures hacen uso de los olores. La diversidad de glándulas con que cuentan es simplemente increíble”.

Los machos de la especie Lemur catta tienen glándulas emisoras de olor en sus genitales, hombros y muñecas, cada una de las cuales produce olores diferentes. Los lémures de otras especies también tienen glándulas en su cabeza, pecho y manos. Añádanse a estos olores las señales que pueden ser transportadas por las heces y la orina, y se tendrá un gran volumen de comunicación silenciosa y críptica transmitiéndose en la sociedad lémur.

Portar una etiqueta basada en el olor para declarar la genética propia probablemente tenga una gran utilidad para evitar las agresiones de machos de parentesco cercano. También puede ayudar a prevenir la degeneración biológica por cruces entre familiares consanguíneos, al señalar los vínculos de parentesco a las hembras, pero se necesita seguir investigando si en realidad es así.

Para este estudio, Drea, Marie Charpentier y Marylene Boulet estudiaron sólo a los machos de la especie Lemur catta, que viven en unas instalaciones que la Universidad Duke tiene destinadas a los lémures.

Los hallazgos de este estudio encajan bien con lo que puede deducirse de los resultados de estudios previos sobre cómo se sienten las personas acerca del olor corporal que dejan otras en una camiseta, y contribuyen a definir con mayor claridad el concepto darwiniano de la selección sexual como uno de los motores impulsores de la evolución. En ambos casos, existen algunas señales sutiles en los olores, que en apariencia ayudan a escoger pareja o a practicar el nepotismo, aunque los humanos, con nuestro pobre sentido del olfato, no seamos conscientes de esa influencia.

administrador

Deja un comentario