1.172 vistas

Mejorar la calidad del agua potable

Mejorar la calidad del agua potable Un proyecto europeo prevé ampliar los conocimientos sobre las enfermedades transmitidas por el agua y aplicar los conocimientos en mejorar su calidad

La poca o baja calidad del agua tiene importantes repercusiones en la salud humana.

Fuente: consumer (12 de abril de 2007)
Por MARTA CHAVARRÍAS

Así lo corroboran datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según los cuales 1,8 millones de personas mueren cada año por enfermedades diarreicas (incluido el cólera), sobre todo en países en desarrollo. Si bien el problema se asocia sobre todo a este tipo de poblaciones, y que en la UE se considera «segura», los expertos ya se apresuran a declarar que las enfermedades causadas por agua contaminada podrían ser más de las que se creían hasta ahora. Con el fin de mejorar el acceso a este alimento, expertos europeos han puesto en marcha, bajo la coordinación del Helmholtz Center for Infection Research, de Alemania, el proyecto AGUA SANA, centrado en ampliar los conocimientos sobre los microorganismos presentes en el agua potable de la UE.

Qué clase de microorganismos están en el agua que se consume en la UE y cuáles son las enfermedades que causan son los dos interrogantes a partir de los cuales parte el proyecto AGUA SANA, que acaba de iniciarse y cuya duración será de tres años. Lo que pretenden los responsables del estudio es conocer con más exactitud el grado de calidad del agua europea y aplicar estos conocimientos al desarrollo de nuevas directrices destinadas a mejorarla. Manfred Höfle, del Helmholtz Center for Infection Research y coordinador del proyecto, destaca que actualmente la tecnología que se aplica «detecta sólo una E.coli», lo que obliga a desarrollar nuevas técnicas destinadas a «identificar todas las demás bacterias, virus y protozoos que causan o pueden causar infecciones transmitidas por el agua».

Los expertos parten yade una tecnología denominada AGUA Chip, que permite detectar de forma eficaz patógenos bacteriales en el agua. Ahora, los científicos trabajan para perfeccionar el sistema y hacerlo sensible a más especies de bacterias, patógenos y virus. La complejidad reside en que, si bien las bacterias y protozoos almacenan su información genética en moléculas de ADN, muchos virus lo que hacen es almacenar la suya en moléculas de ARN, admite Höfle. Además, un estudio epidemiológico iniciado por los expertos deberá servir para identificar los factores que podrían indicar una relación entre las infecciones y el agua potable contaminada. De lo que se trata es de unir y estructurar los datos para conocer los patógenos más habituales. La Directiva europea sobre agua potable fija actualmente un total de 48 parámetros microbiológicos y químicos que deben ser controlados y probados de forma sistemática con el fin de proteger la salud de los consumidores europeos con el suministro de agua potable sana y limpia.

Más calidad

Las enfermedades relacionadas con el uso del agua incluyen las causadas por microorganismos y sustancias químicas presentes en el agua potable, según la OMS.

La movilización en el ámbito comunitario para conseguir una buena calidad del agua que se consume no es nada despreciable. Desde la Comisión Europea, en concreto desde las distintas áreas de gestión, como la de Medio Ambiente y la de Investigación, desarrollan acciones como la de que los Estados miembros se esfuercen más para conseguir un buen nivel de calidad del agua. Desde el ámbito más puramente científico se han proporcionado ya algunas herramientas que permiten que estos Estados proporcionen a la Comisión Europea «datos ambientales y geoespaciales más precisos», admite Janez Potočnik, comisario de Investigación. El experto reconoce además que es «indispensable una base científica sólida para elaborar políticas que respondan a los intereses de los europeos».

Si se cumple con lo prometido en 2000 con la aprobación de la Directiva marco del Agua, los Estados miembros habrán mejorado la calidad de todas las aguas antes de 2015. La Directiva obliga además a los países a construir instalaciones de tratamiento adecuadas en los municipios de determinadas dimensiones, puesto que sólo el 51% de las plantas de tratamiento de la UE, antes de la ampliación de 2004, cumplía las normas previstas en la Directiva. Pese a que los informes presentados por los 27 Estados miembros muestran mejoras en este campo, también se aprecian deficiencias, como la presencia de nitratos en aguas superficiales y subterráneas.

DÍA MUNDIAL DEL AGUA

Una de las principales dificultades relacionadas con un adecuado acceso a agua potable es no sólo su escasez, sobre todo en determinadas zonas geográficas, sino que queden garantizadas tanto la gestión como su calidad. Es lo que acaba de plantear la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con motivo de la celebración, el pasado 22 de marzo, del Día Mundial del Agua. Este año, el lema de la jornada ha sido «Afrontar la escasez de agua», y con él se han puesto en evidencia las dificultades para conservar, utilizar y proteger los recursos hídricos en todo el mundo. La escasez de agua es, según ha admitido Jacques Diouf, director general de la FAO, el «problema del siglo XXI».

De cumplirse con las expectativas apuntadas por los expertos, la población mundial podría llegar a los 8.100 de personas en el año 2030, lo que obligaría a mantener un ritmo de producción alimentos elevado, es decir, que durante los próximos 30 años se necesitaría destinar a uso agrícola un 14% más de agua dulce. Este y otros retos se inscriben en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2005-2015). Según el informe Perspectiva de calidad del agua, que acaba de presentar el Programa GEMS/Agua del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se han conseguido mejoras importantes en la calidad del agua en todo mundo, aunque todavía existen problemas de saneamiento.

Las principales amenazas son, según el informe, el cambio climático, las especies invasivas, los agentes patógenos transmitidos por el agua o los contaminantes químicos. Para remediarlas hacen falta mayores tecnologías de evaluación de riesgos, fortalecimiento de la cooperación de gestión hídrica y una evaluación científica para gestionar las 263 masas de agua internacionales del planeta.

Noticias Relacionadas
 Post sobre Agua Potable Agua Potable Post sobre Agua Potable
Videos Youtube

 

administrador

Deja un comentario